Se logra el fin de los experimentos con gatos en EE.UU, consistentes en canibalismo

15.04.2020

(Mundo) Parece ser que la crisis humanitaria ha logrado que la humanidad haga un click en la mentalidad que tenía y se ponga a pensar más en el resto de los seres con los cuales compartimos espacio en la tierra y sobre la crueldad que ejercemos hacia ellos.

"Sacar belleza de este caos es virtud", decía Gustavo Cerati, demostrando una vez más esta frase, que en épocas complejas pueden surgir resultados también favorecedores.

Esta vez es el turno de los animales, los cuales han tomado protagonismo mundial estas últimas semanas, de ser los destinatarios de medidas beneficiosas.

En los laboratorios del gobierno de EE. UU se venía desarrollando, desde la década de los 80, una experimentación con gatos, realizada de manera secreta.

El mismo tenía como finalidad determinar qué enfermedades son transmitidas a los humanos por los alimentos. Pero fue gracias a la organización White Coat Waste Project (WCW), que la verdad salió a la luz mediante un arduo trabajo de recopilación de información y estudio del caso, realizado en el año 2019.

Cabe aclarar que toda clase de experimentos con animales es reprochable, pero en este caso en particular, se logró develar que las prácticas que realizaban con los gatos eran extremadamente atroces, ya que los científicos alimentaban a los gatos sanos en los cuales experimentaron, con partes de gatos y perros traídos de Asia contagiados de toxoplasmosis, muchos traídos de los "mercados húmedos". Estos gatos, luego eran sacrificados y sus restos utilizados como comida.

De esta manera, se intentaba determinar el peligro en la transmisión de enfermedades a través de los alimentos.

La presión ejercida por parte de la población estadounidense, al enterarse sobre el informe realizado por WCW, en contra de estas prácticas de laboratorio provocó que el gobierno se expresara logrando, en abril de 2019, un efecto positivo en la vida y bienestar de estos animales. Ya que, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos anunció que los experimentos que se estaban realizando con gatos han llegado a su fin.

Se ha alcanzado un triunfo muy importante para los animales en general, y en particular, para estos gatitos de laboratorio que podrán ser adoptados.

Es necesario aclarar que esta medida sólo alcanza al ámbito público, no incluye a las compañías privadas que continúan con sus experimentos en animales.

Ana Belén Bosc (Especialista en Derecho Animal y Sociedad)

Columnista