Racismo y discriminación en el deporte. El caso de Arnaldo González en Argentina.

20.03.2020

Artículo escrito por el Dr. Pablo Andrés Borgonovo, abogado especializado en Derecho del Deporte y Comercial. Master en Derecho y Gestión del Deporte por ISDE Madrir, España. 


(Argentina) Actos discriminatorios, sanciones federativas, contravencionales y el nuevo Reglamento de Disciplina de la FIFA. El caso de Arnaldo González en la Segunda División de Argentina.

Artículo publicado en la plataforma IUSPORT.COM 

El pasado domingo 08 de marzo, durante el partido que disputaban por la Zona 1 de la Primera Nacional, la segunda categoría del fútbol argentino, Atlanta ante Nueva Chicago, ocurrió un hecho repudiable de carácter discriminatorio y antisemita.

El encuentro tenía el marcador a 0-0 cuando, a los 22 minutos del segundo tiempo, Nueva Chicago sufrió la expulsión de dos de sus futbolistas: Facundo Mater y Arnaldo González.

Este último, de 30 años y una de las figuras del club de Mataderos, mientras abandonaba el terreno de juego, fue pitado por la platea de Atlanta. Fue entonces cuando el jugador, a modo de respuesta, realizó gestos de carácter antisemita contra la parcialidad de Atlanta, club ampliamente identificado con la comunidad judía.

En primer lugar, acercó sus manos a sus partes íntimas haciendo el ademán de la circuncisión del miembro masculino. Inmediatamente después, llevó su mano a la cabeza imitando la kipá, tradicional sombrero circular que utilizan los integrantes de la comunidad judía.

Veamos ahora, como se regulan y sancionan este tipo de actos tanto en el ámbito federativo y en el contravencional. Y cuales son las medidas que se toman para evitar la propagación de actos de este tipo.

En primer lugar, este hecho fue repudiado por las autoridades del club Nueva Chicago, quienes le ofrecieron disculpas al club rival y aseguraron que tomaran las medidas disciplinarias necesarias contra Arnaldo González. Como empleador el club tiene facultades de sancionar al jugador en base a sus códigos de conductas internos.

Asimismo, el accionar fue repudiado por la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), quien aseguró que analizaran las medidas que correspondan.

Por otro lado, además de las medidas disciplinarias que recaigan por parte del club y del tribunal de disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) contra el jugador, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires le labró una denuncia judicial y un acta contravencional por violar los artículos 103 y 106 del Código Contravencional porteño por incitación al desorden. El artículo 103 impone sanción a quienes provoquen a la parcialidad contraria en un espectáculo masivo y prevé de multa de 10 mil a 50 mil pesos, o un arresto de 5 a 30 días. Mientras que el artículo 106, tipifica la incitación al desorden en un espectáculo masivo y también tiene como sanción una multa que va de 10 mil a 50 mil pesos o arresto de 5 a 30 días.

Además, el futbolista fue denunciado por infracción a la ley de carácter penal 23.592 de 05 de septiembre de 1988 sobre "Ejercicio de Derechos y Garantías Constitucionales. Medidas contra actos discriminatorios". Puntualmente por incumplir el artículo 3, que enuncia que serán reprimidos con "un mes a tres años de prisión quienes participen en una organización o realicen propaganda basados en ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color, o que inciten a la persecución o el odio contra una persona o grupos de personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas".

Aunque en mi opinión, no entiendo que tipifique la acción realizada por el jugador de Nueva Chicago en este último precepto indicado por la norma 23.592, ya que, habla de "participar en organizaciones o realizar propaganda", actos estos que no se ven consumados en el hecho.

Ahora bien, habrá que esperar, qué sanción le aplica el Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino, que en el artículo 156 su reglamento de Transgresiones y Penas indica que corresponde "suspensión de tres meses a cinco años, tanto en el orden local como internacional, al jugador que cometa hechos que por su gravedad y trascendencia afecten a la cultura deportiva del país y sean manifiestamente lesivos al prestigio del deporte nacional".

Este acto repudiable, llega en un momento de reflexión y tomas de medida contra la Discriminación, Racismo y Xenofobia iniciado por FIFA. La entidad madre del Fútbol mundial ha tomado la lucha contra la discriminación como piedra basal en esta nueva etapa, buscando endurece las sanciones y tener tolerancia cero contra este tipo de actos.

Es así que, el 15 de junio de 2019 entró en vigencia el Nuevo Código Disciplinario de la FIFA, que en su artículo 13 establece un precepto de Tolerancia Cero contra el Racismo y la Discriminación.

El primer apartado, regula la acción típica que constituye la infracción, así como la sanción correspondiente. Indica que: "Toda persona que atente contra la dignidad o la integridad de un país, una persona o un colectivo de personas empleando palabras o acciones despectivas, discriminatorias o vejatorias (por el medio que sea) por motivos de raza, color de piel, origen étnico, nacional o social, género, discapacidad, orientación sexual, lengua, religión, posicionamiento político, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o por cualquier otro estatus o razón será sancionada con una suspensión que durará al menos diez partidos o un periodo determinado, o con cualquier otra medida disciplinaria adecuada."

Vemos aquí que el hecho acaecido, encaja en los parámetros de la presente regulación y la sanción para este tipo de actos es de AL MENOS 10 partidos.

Luego la FIFA en el apartado 2° describe las sanciones que conllevan los actos discriminatorios del apartado 1° cuando son realizados por uno o más seguidores de una federación o un club, estableciendo que: "podrán imponerse las siguientes medidas disciplinarias a la federación o al club responsable: a) cuando se trate de la primera infracción, la disputa de un partido con un número limitado de espectadores y una multa de al menos 20 000 CHF; b) cuando se trate de reincidencias o si las circunstancias del caso lo requieren, medidas disciplinarias como la implementación de un plan de prevención, una multa, la deducción de puntos, la disputa de uno o más partidos a puerta cerrada, la prohibición de jugar en un estadio determinado, una derrota por retirada o renuncia, la exclusión de una competición o el descenso de categoría."

En el apartado 3° se establece la figura de la denominada «declaración de impacto sobre la víctima». Es así como, "El órgano judicial competente podrá citar a las personas que hayan sido objeto directo de la presunta conducta discriminatoria para que presten oralmente o por escrito una declaración sobre la repercusión que haya tenido el incidente en sus vidas..."

Finalmente, en el último apartado se indica que "Salvo en circunstancias excepcionales, si el árbitro decreta la suspensión definitiva del partido por conducta racista y/o discriminatoria, se declarará la derrota por renuncia o retirada." Dándole la facultad al colegiado de poder suspender de forma definitiva un partido si se dan conductas racistas.

Vemos de esta forma, que legislativa y disciplinariamente se ha creado un robusto sistema de sanciones que intentan terminar de forma definitiva con las conductas discriminatorias y racistas, que siguen vigente en el año 2020 aunque parezca inverosímil.

Es así como, un hecho de estas características se ve tipificado en diferentes normas tanto federativas, como contravencionales y legales de cada país, aplicándose cada vez sanciones más duras.

Esperamos que este sistema antirracismo y antidiscriminación sea aplicado de forma correcta en lo fáctico y podamos acabar de manera definitiva con estos actos repudiables.