La obligación de asistir a las Convocatorias Nacionales. El caso Dimitrijevic.

16.06.2020

Artículo escrito por Pablo Andrés Borgonovo, abogado (UNR) especializado en Derecho del Deporte. Master en Derecho y Gestión del Deporte por Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE) Madrid. Miembro de la World Compliance Association.

La Federación de Baloncesto de Macedonia (MKF) en el año 2018 decidió suspender al entonces base del Divina Seguros Joventut de Badalona, Nenad Dimitrijevic, por no presentarse al seleccionado.

La MKF tomó esta decisión luego de que Dimitrijevic, quien no se ha presentado en varias oportunidades a las convocatorias realizadas, haya vuelto a ausentarse a un nuevo llamado por parte de la Federación de Macedonia.

Por su parte, el base ha justificado su ausencia por una lesión que lo aquejaba. Este argumento fue discutido por la Federación, quienes alegaron que el jugador estuvo entrenando durante ese periodo.

Es así que, el Órgano Sancionador de la MKF, estableció una sanción de 6 meses y la correspondiente solicitud a la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA de su nombre en francés Fédération Internationale de Basket-ball) para que la sanción sea aplicada a todas las competiciones y se dé aviso a su Club actual, a los fines de que se cumpla el precepto impuesto.

Este es el segundo caso de este tipo en la historia de la MKF, después de que Vlado Ilievski fuera sancionado por una acción similar hace más de una década con una multa de 40.000 euros.

Ahora bien, este suceso trae nuevamente a consideración el debate sobre las sanciones a jugadores por no aceptar las convocatorias para participar con sus selecciones.

Desde el punto de vista jurídico, las normas que sancionan a los jugadores por negarse a asistir a las convocatorias realizadas por sus seleccionados nacionales, ha sido objeto de críticas y también apoyo.

No obstante, el ordenamiento la recoge tanto en el Reglamento Disciplinario de la Federación de Macedonia, como en la Regulación de la FIBA y el Reglamento de la Federación Española de Baloncesto.

Así el Libro 3 de Regulaciones de FIBA, en sus artículos. 45, 46 y 47, dice:

  • Artículo 45: "Si se llama a un jugador para jugar en su equipo nacional para una Competición FIBA de equipos nacionales ​​y el jugador no participa completamente en las actividades de su equipo nacional por cualquier razón (incluyendo lesión o enfermedad) que no sea una decisión de su federación nacional miembro, no deberá jugar para un club durante el mismo período."
  • Artículo 46: "Si el jugador se niega a jugar para su equipo nacional y no demuestra que su negativa es debido a una lesión o enfermedad, no podrá jugar en un club por un período adicional de diez (10) días posterior a la convocatoria. Si este período de diez (10) días cae fuera del periodo de la temporada nacional, se trasladará a la temporada siguiente. Las federaciones nacionales son libres de promulgar regulaciones más estrictas o de aplicar disposiciones legales más estrictas que tengan el objetivo de proteger las selecciones nacionales."
  • Artículo 47: "En el caso de un jugador que viole estas regulaciones, en particular jugando para un club en cualquier juego oficial o no oficial, durante el período de la competencia internacional de selecciones, la federación nacional miembro puede solicitar a FIBA ​​que imponga sanciones al jugador de acuerdo con el Libro 1, Capítulo 6 (Referente a Sanciones)".

Asimismo, el Reglamento Disciplinario de la FEB, en su artículo 57 dice: "1.- Se considerarán infracciones muy graves a las normas generales deportivas, que serán sancionadas con suspensión de licencia o inhabilitación en el caso de los directivos de dos a cuatro años y multa de 3.000 € a 15.000 €: ... g) La falta de asistencia no justificada a las convocatorias de las selecciones deportivas nacionales y la negativa de un Club o S.A.D. a facilitar, sin causa justificada, la incorporación de un jugador a dichas selecciones. A estos efectos, la convocatoria se entiende referida tanto a los entrenamientos como a la celebración efectiva de la prueba o competición."

Por último, el artículo 47 de la Ley del Deporte 10/1990, se pronuncia en el mismo sentido y reza: "1- Es obligación de los deportistas federados asistir a las convocatorias de las selecciones deportivas nacionales para la participación en competiciones de carácter internacional, o para la preparación de las mismas." Y continúa en el Artículo 76 punto f: "La falta de asistencia no justificada a las convocatorias de las selecciones deportivas nacionales."; considerándolo como infracción muy grave e incluyendo, más adelante, más específicamente en el artículo 79, un sistema de sanciones que pueden llegar desde sanciones de carácter económico hasta incluso la inhabilitación, suspensión o privación de licencia federativa, con carácter temporal o definitivo.

Por lo tanto, vemos que nos encontramos con un ordenamiento completo que sanciona la no asistencia a las convocatorias de las Selecciones Nacionales y le da carácter de obligación legal a los llamados a formar parte de la Selección Nacional.

Otro tema es que, en caso de concretarse estas sanciones, podría plantearse si la misma es justa o proporcional, y si no violan los derechos del club que ha adquirido los servicios del jugador.

Asimismo, cabe aclarar que la aplicación de este tipo de penas es poco usual, ya que generalmente los deportistas que no tiene intención de participar con la Selección Nacional o desean "renunciar" al seleccionado, informan esta determinación a los entrenadores, quienes optan por no convocarlos y evitar así las sanciones.

En el ámbito del fútbol encontramos como ejemplo reciente el caso del jugador del FC Barcelona, Gerard Pique, quien ha "renunciado" a la Selección Española.

Indico la acción de renunciar entre comillas, teniendo en cuenta que no es del todo correcto el término, ya que nadie tiene ni el derecho ni la certeza de ser convocado siempre para su seleccionado. Por lo cual, es imposible renunciar a un derecho que no se tiene, debido a que es la Federación quien, para cada caso específico convoca a determinado deportista. En este caso se estaría renunciando a esa convocatoria en particular.

Otro ejemplo en el fútbol es el caso de Oleguer Presas, otro ex jugador del FC Barcelona, que decidió no acudir más a los llamados para competir en la selección española de fútbol por sus convicciones independentistas.

Al igual que en el caso de Pique, no se aplicó pena de inhabilitación, ya que el mismo jugador pactó con el entonces seleccionador nacional de fútbol Luis Aragonés, para no volver a ser convocado.

Como vemos, se tiende generalmente a no convocar al jugador que ha declarado no tener deseo de participar, debido a que no tiene ningún sentido que si el deportista profesional no tiene interés en asistir y representar a la selección nacional se le obligue, pues el rendimiento deportivo será bajo o nulo.

Ahora bien, como antecedente de sanción podemos encontrar en 2010 el caso de Sara González, jugadora española de Voleibol, quien fue sancionada - en primer lugar, por dos años - por el Comité de Competiciones de la Federación Española de Voleibol, y luego ratificada y reducida la inhabilitación a tres meses por el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD), por no acudir a la convocatoria de la Selección en ese año.

La Federación no hizo en ese entonces lugar a las alegaciones de la deportista, quien informó que su ausencia fue comunicada con antelación y por cuestiones de estudio, y se le impuso la sanción en cuestión, que fue comunicada a la jugadora y al Club Universidad de Burgos, y Sara ha tenido que cumplir los tres meses correspondientes.

En conclusión, la opción de sancionar al deportista se encuentra prevista en los ordenamientos normativos de muchas Federaciones, y como vemos en el caso de España está recogida también en la norma nacional, a través de la Ley del Deporte 10/1990.

Pero, atendiendo al verdadero sentido de la Convocatoria, que es defender el interés de la Selección Nacional en competición oficial, no parece acertado "obligar" a un deportista que no siente interés o compromiso con el país que lo convoca, a competir, ya que el rendimiento sería realmente cuestionable.

Además, creo que la acción de incluir en convocatoria a un deportista que ha declarado su negativa, solo tiene efectos negativos para todas las partes, porque o bien acude con el solo fin de no ser sancionado, sin rendir al nivel esperado, pudiendo esto perjudicar a su Selección Nacional. O de otra forma, no acepta la convocatoria y corre el riesgo de ser sancionado con inhabilitación. Por lo cual, el dialogo y comunicación como en los casos de Pique y Oleguer Presas parecen, a prima facie, la mejor solución.