Erin Brockovich - Steven Soderbergh - 2000

15.08.2020

Erin Brockovich está basada en hechos reales. Narra la singular historia de una mujer sin formación legal y un complicado contexto familiar en la preparación y desenlace de una exitosa demanda contra la Pacific Gas and Electric Company (PG&E) por contaminación del agua de consumo humano con cromo hexavalente en Hinkley (California, EE.UU.).

PG&E uso ese cromo hexavalente durante 14 años, pero los desperfectos que éste ocasionó no fueron descubiertos hasta 1993 cuando Erin Brockovich (interpretada por Julia Roberts), a raíz del expediente de un cliente, Donna Jensens, decide investigar un caso que le llama la atención, por la presencia en el expediente de estudios médicos y la extraña "colaboración" de la empresa Pacific Gas and Electric Company (PG&E) que paga los gastos médicos del cliente y de toda su familia. Así va descubriendo la relación directa entre las enfermedades del cliente y su familia, con la contaminación de las napas de agua locales producida por la compañía de gas y electricidad que utiliza cromo hexavalente en sus procesos, aunque asegura públicamente usar cromo trivalente.

Tras visitar a la familia se da cuenta que la empresa ha pagado los gastos médicos de su hija. No es normal que una empresa cubra gastos médicos sólo porque quiere comprar una casa, y por eso decide iniciar una investigación. Los Jensen tienen cáncer y estos análisis cortesía de PG&E son la punta del iceberg. Hay muchos más casos en la zona. Por lo que se entabla una demanda colectiva por daños punitivos.

Una historia con consecuencias reales.

Nos acerca a las estrategias de ocultación de riesgos ambientales de las grandes corporaciones industriales, así como reivindicar el valor del conocimiento lego y del empoderamiento de los ciudadanos en la defensa del derecho a la salud. También puso sobre la mesa de los gobiernos el tema de salud pública relacionada con la industria.

Erin Brockovich consiguió que 650 afectados demandaran a PG&E; el caso resuelto en 1996 consiguió la indemnización más alta jamás pagada en la historia de los Estados Unidos: 333 millones de dólares. En 2006, PG&E tuvo que pagar otros 295 millones a más víctimas y en 2008 pagó lo que se creía eran los últimos 20 millones del caso.

El film "Erin Brockovich" le dio el óscar a Julia Roberts en 2001.