Derechos de Patente y Marca. Casos "Adidas c/ H&M" y "Lesac c/ Giorgio Armani"

09.05.2020

En este artículo analizaremos dos noticias sobre conflictos referentes a Marcas y Patentes, que se han presentado en la Unión Europea.

Para entrar en tema:

¿Qué son los derechos de patente y marca?

La patente y la marca son derechos que el autor de la invención o de la marca puede ejercer por su creación, de acuerdo con la Ley, y las eventuales acciones civiles o penales que dicho propietario puede ejercer para protegerse de su uso ilegítimo, como en el caso de los delitos contra la propiedad intelectual o delitos contra la propiedad industrial.

Órganos competentes.

  • En la Unión Europea existe la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO por sus siglas en inglés). La EUIPO, con sede en la ciudad española de Alicante, conocida hasta el 23 de marzo de 2016 como OAMI, es la agencia de la Unión Europea (UE) encargada del registro de las marcas comunitarias y de los dibujos y modelos comunitarios. Asimismo, colabora con oficinas nacionales y regionales de la propiedad intelectual y grupos de usuarios de la UE, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y otras organizaciones internacionales.
  • A nivel internacional, La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), con sede en Suiza, es un organismo especializado del Sistema de Naciones Unidas, creado en 1967 con la firma de la Convención de Estocolmo. La OMPI está dedicada a fomentar el uso y la protección de las obras del intelecto humano. Tiene a su cargo la administración de 26 tratados internacionales que abordan diversos aspectos de la regulación de la propiedad intelectual.

Legislación

  • En España en lo relativo a marcas y otros signos distintivos, encontramos: la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas; la Resolución de 9 de enero de 2019 del Director de la OEPM por la que se especifican las condiciones generales, requisitos, características técnicas y formatos para la presentación electrónica de los distintos tipos de marcas a partir del 14 de enero de 2019; y el Real Decreto 687/2002, de 12 de julio, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución de la Ley 17/2001, de 7 de diciembre, de Marcas.
  • En lo referente a legislación comunitaria europea, encontramos: la Directiva de la Unión Europea 2015/2436 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2015 relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de marcas; el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/626 de la Comisión, de 5 de marzo de 2018, por el que se establecen normas de desarrollo de determinadas disposiciones del Reglamento (UE) 2017/1001 sobre la marca de la Unión Europea, y se deroga el Reglamento de Ejecución (UE) 2017/1431; y el Reglamento (UE) 2017/1001 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2017, sobre la marca de la Unión Europea.
  • Por otra parte, a nivel Internacional, hallamos: el Tratado sobre el Derecho de Marcas, de 27 de octubre de 1994; el Tratado de Singapur sobre el Derecho de Marcas, de 27 de marzo de 2006; entre otros que se pueden consultar en la página oficial de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) 

Adidas pierde nuevamente terreno en su lucha por el uso exclusivo de "las tres bandas".

La Comisión de Apelaciones del Tribunal de La Haya (Holanda) ha dado la razón a H&M después de 23 años de litigio legal contra la compañía alemana por el uso de "las tres bandas" en sus artículos de moda deportiva.

La Corte de Apelaciones de La Haya, le da un nuevo golpe legal a Adidas, ya que ha dictaminado que la compañía alemana no tiene la exclusividad de las tres bandas en todo el territorio del Benelux (región formada por Holanda, Bélgica y Luxemburgo) y en otros mercados internacionales.

Esta sentencia llega en el marco de la disputa legal por el uso de "las tres bandas" entre Adidas y la compañía sueca H&M, que se remonta al año 1997. Este golpe legal, se suma al recibido en junio de 2019, cuando el Tribunal de la Unión Europea votó en contra de que la compañía germana, de indumentaria deportiva, pudiera apropiarse de las tres bandas en la zona comunitaria.

En la sentencia mencionada, la Corte de Apelaciones del Tribunal de La Haya ha considerado que "la investigación del mercado sugiere que los consumidores difícilmente pueden asociar la línea de moda deportiva de H&M con la de Adidas". Y señala a continuación que, "sólo el 10% de los consumidores pudieron adivinar que Adidas podía estar detrás de los artículos vendidos con las dos bandas".

Es necesario aclarar que, la marca alemana todavía podrá recurrir la sentencia ante la Corte Suprema de Holanda.

La española Lesac gana a Giorgio Armani en un conflicto de marcas.

Siguiendo la misma temática, nos encontramos con la reciente resolución del conflicto suscitado entre la marca española Lesac y la marca italiana Giorgio Armani. En este sentido, Lesac se opuso al registro de dos signos figurativos de la sociedad italiana que contenían las palabras 'Le Sac', alegando riesgo de confusión con signos propios que se encontraban registrados anteriormente.

Los antecedentes se remontan al año 2014, cuando Giorgio Armani solicitó a la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) el registro de estas dos imágenes para bolsos y diversos artículos de marroquinería y de viaje, así como para prendas de vestir.

En este momento, la empresa española se opuso al registro, indicando que se corría riesgo de confusión con marcas que Lesac ya había registrado anteriormente para similares productos.

Así, teniendo en cuenta el planteamiento, la EUIPO estimó la oposición en ambos casos y posteriormente rechazó los recursos presentados por Giorgio Armani.

De esta manera, la empresa italiana acudió por vía de recurso al Tribunal General de la Unión Europea (con sede en Luxemburgo). Pero, en dicha sentencia, la corte desestimó los recursos que Giorgio Armani interpuso contra sendas decisiones de la Oficina Europea de Propiedad Intelectual, y le ha dado la razón a la firma española.

El Tribunal General ha llegado a la conclusión que la EUIPO no se equivocó al declarar la existencia del riesgo de confusión, ya que, ha tenido en cuenta el "escaso a medio" grado de similitud entre los productos y servicios, el grado de similitud "superior a la media" a nivel gráfico y el "elevado" grado de similitud a nivel fonético.